lunes, 16 de enero de 2017

Inger Christensen.La Poesía Experimental.



Inger Christensen (Vejle, Dinamarca, 16 de enero de 1935 - 2 de enero de 2009). Poeta, novelista, ensayista, escritora de literatura infantil, escritora y dramaturga danesa.

Christensen fue considerada la escritora danesa de más relevancia de su generación, enmarcando su obra normalmente en la poesía experimental.

En 1958 obtuvo su título de profesora de Matemáticas. Fue durante este periodo cuando Christensen comenzó la publicación de sus primeros poemas en el diario Hvedekorn, guiándose en ese nuevo mundo por el también poeta y crítico danés Poul Borum, con quien se casó en 1959 y del que se divorció en 1976.

Después de dar clases en el Colegio de Artes de Holbæk entre 1963 y 1964, pasó a dedicarse a la escritura a tiempo completo.

Obras:

Sus primeras grandes colecciones, Lys (Luz, 1962) y Græs (Hierba, 1963), ambas examinando los límites del autoaprendizaje y el papel del lenguaje en la percepción.

Su mayor trabajo en los años 60, sin embargo, fue la comúnmente aclamada como obra maestra Det (Ello, 1969). En ella, en un primer nivel, se exploran temas sociales y políticos, pero más profundamente se encuentran grandes cuestiones filosóficas de significado.

En la obra se oponen grandes ideas como el miedo y el amor, o el poder y la impotencia.

Durante estos años Christensen también publicó dos novelas, Evighedsmaskinen (1964) y Azorno (1967), así como un relato corto sobre el pintor del Renacimiento italiano Andrea Mantegna, Det malede Værelse ("La habitación pintada", 1976).




En su otra gran obra, Alfabet (Alfabeto, 1981), Christensen usa el alfabeto (desde la «a» de albaricoques hasta la «n» de noches) junto a la secuencia numérica de Fibonacci, en la que el siguiente número es la suma de los dos anteriores. Como ella explicó: «Los coeficientes numéricos existen en la naturaleza: la forma en la que un puerro se envuelve sobre sí mismo desde el interior, y la parte superior de un anturio, ambas están basadas en estas series.» Como en Det, se trata de una evocación poética de ideas enfrentadas, como un torrente de alegría en el mundo en contraposición a los temores de las fuerzas listas para su destrucción.

En Sommerfugledalen (1991) explora a través de la estructura del soneto la fragilidad de la vida y la muerte, terminando en una especie de transformación.

Christensen también escribió relatos para niños, obras teatrales, para radio, y numerosos ensayos, los más destacados de ellos se publicaron en el libro recopilatorio Hemmelighedstilstanden (El secreto de estado, 2000).




Premios y Reconocimientos:

En 1978 fue elegida por la Academia Danesa, y en 1994 se convirtió en miembro de la Academia Europea de la Poesía.


El Premio Americano en 2001

Recibió el Premio Siegfried Unseld en 2006, en Alemania y otras numerosas distinciones.

Sus obras se han traducido a numerosos idiomas, y hasta la fecha de su muerte, el 2 de enero de 2009, su nombre figuró entre los candidatos al Premio Nobel de Literatura.[

sábado, 14 de enero de 2017

Berthe Morisot . Pintora impresionista



Berthe Morisot (Bourges, 14 de enero de 1841-París, 2 de marzo de 1895) Pintora impresionista francesa de fines del siglo XIX.

Berthe Morisot, conoció a Camille Corot, a la edad de 20 años,   importante paisajista de la Escuela de Barbizon, quien la admitió como su discípula y la introdujo en los círculos artísticos.







Morisot decidió ser una artista, a pesar de su condición de mujer burguesa,  no dedicándose de forma aficionada como otras mujeres de su época sino adoptando una postura muy radical que la vincularía al grupo de artistas impresionistas, la vanguardia del momento.



Pronto adquirió la técnica impresionista de pintar al aire libre, donde creaba pequeños cuadros y esbozos para grandes obras que terminaba en el estudio. 




En 1864 participa por primera vez en el Salón de París con dos paisajes y continuó exhibiendo continuamente en el Salón hasta 1874, año de la primera exposición impresionista, en la que participó con La cuna.



En 1868, conoció a Édouard Manet y en 1874 se casó con el hermano de este, Eugène Manet. Ella fue la que convenció al maestro de pintar al aire libre y lo atrajo al grupo de pintores que serían posteriormente los impresionistas. Manet, sin embargo, nunca se consideró impresionista, ni estuvo de acuerdo con exhibir sus obras junto al grupo.

The rest-portrait-of-Berthe-Morisot-1870, Manet



Morisot, junto a Camille Pissarro, fueron los dos únicos pintores que tuvieron cuadros en todas las exposiciones impresionistas originales.

Asimismo, Berthe fue la modelo de Édouard Manet tanto en diversos e importantes retratos como en su obra de gran formato El Balcón, donde el pintor francés da cuenta de su admiración por la obra de Goya, tratanto el mismo tema de su Majas en el balcón.




Al igual que Mary Cassatt , Eva Gonzalès o Marie Bracquemond, Berthe Morisot fue relegada a la categoría de artistas femeninas por su temática de la vida cotidiana (mujeres, niños y escenas domésticas).

Sin embargo, como mandaba la doctrina impresionista, Morisot pintaba la inmediatez, lo que veía en su vida normal. Como una mujer de la alta burguesía, estaba habituada a escenas domésticas, deportes campestres y un amplio círculo de mujeres y niños, ya que el mundo masculino les estaba vetado.






Sin excepción, sus cuadros muestran unos temas equivalentes al de sus colegas masculinos. Edgar Degas, también de clase burguesa, pintaba ensayos de ballet, carreras de caballos, desnudos femeninos y a la propia Berthe durante su etapa de formación, pasada como "copista" de los grandes maestros en el Louvre. Claude Monet pintaba los nenúfares de su jardín, a sus hijos, etc. 



Las mujeres impresionistas pintaban su entorno social bajo el enfoque impresionista. A pesar de esto, la figura de Berthe Morisot, junto a las de otras maestras de la pintura, quedó ensombrecida por el conjunto del movimiento y en especial de los pintores masculinos.

La técnica que desarrolla Morisot se basa en un tratamiento de pinceladas suaves desde un principio hasta que evoluciona a un impresionismo más expresado en la pincelada, en concreto a partir de 1873, cuando el tratamiento más libre de las pinceladas rápidas y planas y la atmósfera más tratada con el color permitían reflejar una estética más de índole impresionista.

 


Mallarmé la definía como "polvo volátil": una pintura etérea, con figuras muy introspectivas y melancólicas pero que al mismo tiempo transmiten una alegría de vivir que produce satisfacción a quien las contempla, una pintura de gran delicadeza.

A partir de 1880, la influencia de Renoir se refleja en su obra. La frescura luminosa de su paleta, la factura libre y vigorosa, así como, la atmósfera poética de sus lienzos, son reconocidas y admiradas.

En 1892 la galería Boussod-Valadon le dedicó una exposición que tuvo un gran éxito.

 




Rachel Fuller Brown. El descubrimiento de antibióticos para hongos



Rachel Fuller Brown (Springfield, 23 de noviembre de 1898 - 14 de enero de 1980) Química estadounidense. Con su socia Elizabeth Lee Hazen desarrolló el primer antibiótico efectivo contra la enfermedad de hongos en los humanos, el avance biomédico más importante desde el descubrimiento de la penicilina dos décadas antes.

Brown ayudó también a desarrollar una vacuna contra la neumonía -un agente que se utiliza para combatir la enfermedad- todavía en uso hoy en día.



La situación económica familiar, después de la separación de sus padres,hacía pensar que después de los estudios de secundaria Brow dejaría de estudiar para dedicarse únicamente a trabajar. Pero su capacidad de trabajo impresionó a Henrietta F. Dexter, una amiga rica de su abuela, que decidió financiar la matrícula de Brow al Mount Holyoke College de Massachusetts, donde obtuvo su licenciatura en química y historia.

Su inclinación por la química, un fuerte campo en Mount Holyoke, tuvo lugar después de recibir un curso de ciencias impartido por la profesora Emma Perry Carr.

Más tarde se fue a la Universidad de Chicago para completar su doctorado en química orgánica y bacteriológica. 


Durante tres años fue profesora de química y física en la Escuela Francisco Shime cerca de Chicago.

En 1926 presentó su tesis, un proyecto de investigación requerido para la graduación, pero hubo un retraso en la organización de sus exámenes orales, que necesitaba para completar su título. Mientras, sus ahorros se acabaron y tuvo que dejar los estudios antes de la obtención del título. Consiguió trabajar como química adjunta en la División de Laboratorios e Investigación del Estado de Nueva York Departamento de Salud en Albany, Nueva York.

En el departamento era famosa por sus identificaciones de varios agentes humanos causantes de enfermedades. Siete años más tarde, cuando volvió a Chicago para una reunión científica, Brown se dispuso para hacer sus exámenes orales y finalmente consiguió su título.

Los primeros trabajos de Brown en el Departamento de Salud se centraron en la identificación de los tipos de bacterias que causa la neumonía, una enfermedad que causa inflamación de los pulmones. Brown ayudó a desarrollar una vacuna contra la neumonía -un agente que se utiliza para combatir la enfermedad- todavía en uso hoy en día.

En el año 1948 se empezó un proyecto con Elizabeth Lee Hazen, una autoridad en los hongos, que las llevaría al descubrimiento de un antibiótico para combatir infecciones por hongos.

La penicilina, un antibiótico utilizado innovador para luchar contra una gran variedad de enfermedades, se había descubierto en 1928, y en los años posteriores los antibióticos se utilizaban cada vez más para luchar contra enfermedades bacterianas. Uno de los efectos secundarios, era el rápido crecimiento de hongos que podrían traer en la boca, el dolor o el malestar estomacal.

En 1951, el Departamento de Laboratorios de Salud promovió a Brown para asociarse con Hazen y que continuaran sus investigaciones. Descubrieron dos antibióticos adicionales, phalamycin y capacidin.


Premios

Premio Squibb en quimioterapia, las dos científicas fueron galardonadas con el, en 1955.
Premio al Servicio Distinguido del Departamento de Salud de Nueva York cuando Brown se retiró en 1968

Premio Rhoda Benham de la Sociedad Médica de Micologia de las Américas en 1972.

Fue incluida en el Salón de la Fama de Inventores Nacionales en 1994.




viernes, 13 de enero de 2017

Lilla Cabot Perry y el Impresionismo



Lilla Cabot Perry (Boston, 13 de enero de 1848—28 de febrero de 1933) Artista estadounidense representante del  impresionismo.

 Cabot Perry  pintó retratos y paisajes en la manera libre de su mentor, Claude Monet







Aunque provenía de una familia con dinero, Perry se basó en sus pinturas a lo largo de toda su vida para proporcionar a su familia el sustento con el que sobrevivir.

Comenzó su carrera como una artista sin formación – no empezó su educación formal hasta los 36 años-






En 1884 Perry comenzó su formación artística con el retratista Alfred Quentin Collins, que había estudiado en la Académie Julian de París con Léon Bonnat.




Sin embargo, hasta 1885 no encontró un artista que verdaderamente inspirara su estilo personal. Ese año trabajó con Robert Vonnoh, un artista que trabajaba en el estilo impresionista al aire libre en Grez-Sur-Loing en Francia. La obra de Vonnoh representaba una marcada diferencia con el estilo formal que Perry había conocido hasta entonces, y es esta experiencia la que plantó las semillas para la dedicación de Perry al impresionismo durante el resto de su vida.



En 1885 acudió a clases con Dennis Bunker en la prestigiosa Escuela de Arte Cowles de Boston, donde aprendió «teorías liberales» en la creación de un arte realista, teorías que Perry aceptó grandemente, era una pintora especial









Su vida le proporcionó innumerables experiencias que formaron grandemente su estilo y la temática de su obra. Desde sus primeras influencias por parte de la filosofía de Ralph Waldo Emerson y su amistad con Camille Pissarro a su formación posterior con artistas del impresionismo, realismo, simbolismo y el movimiento realista social alemán - las influencias de Perry tenían muchas facetas






El resultado de esta mezcla de movimientos artísticos y estilos es una obra que está marcada por una elegante presentación del color, la luz y la vida.



A lo largo de su carrera como artista, Perry se vio hondamente involucrada en las comunidades artísticas de todas las ciudades en las que vivió y promovió activamente el estilo impresionista. Las pasiones de Perry no desaparecieron con el tiempo. No le gustaban las tendencias de vanguardia de principios de siglo. 


En 1922 tuvo su primera exposición individual, en la Galería Braus de la Avenida Madison (Nueva York).


jueves, 12 de enero de 2017

La Violencia contra las Mujeres es consecuencia del Machismo, no de unos pocos hombres malos



Los argumentos del posmachismo para cuestionar la violencia de género no tienen límites.

Una de las características del posmachismo es decir una cosa y la contraria para generar confusión, que es el objetivo para conseguir que no haya posicionamiento social frente a la desigualdad y que todo siga igual. Veamos cómo lo hace respecto al matrimonio y la violencia de género.

El machismo cuestiona el matrimonio entre personas del mismo sexo, y dice que viene a desvirtuar el modelo tradicional de familia, o sea, el impuesto por la cultura que lo ha considerado como el único válido, llegando a pedir que la unión entre personas del mismo sexo se haga de forma diferente, que se denomine de otra forma y que no tengan los mismos derechos. Con ese posicionamiento reconoce de forma clara la influencia del modelo de relación que la cultura ha establecido a lo largo de los siglos, el cual admiten que actúa como una referencia que lleva a reproducirlo y a facilitar la vía de expresión de lo que significa la relación, ese compromiso nacido del amor, a través del mismo, incluso en parejas diferentes a la clásica hombre-mujer.




Ese planteamiento muestra cómo el machismo viene a reivindicar la autoría del matrimonio, de la familia, de los papeles de los hombres y mujeres dentro de ella, así como algunas formas de organizar la relación y dinámica dentro de ese contexto, desde la distribución rígida de roles, funciones, espacios y tiempos, hasta la idea de autoridad, respeto, sacrificio, entrega... en las personas que forman la relación o familia. En cambio, ese mismo machismo creador de la relación no dice nada sobre la violencia que el propio modelo incorpora cuando entiende que la dinámica entra en conflicto y el orden necesita ser restablecido desde el criterio de autoridad que representa el hombre. Una violencia que, en lo particular, lleva a muchas mujeres a decir lo de "mi marido me pega lo normal"; de hecho, el 44% de las mujeres que no denuncian afirman no hacerlo porque la violencia que sufren "no es lo suficientemente grave" (Macroencuesta, 2015); y en lo social hace que mucha gente piense que ante la violencia de género no hay que actuar por ser un "asunto de pareja".




Esta normalidad de la violencia de género dentro del modelo de relación no se debe a que la violencia se vea como algo normal de forma general, puesto que no se acepta en otros contextos, sino a que el modelo de relación está por encima de las circunstancias y de los elementos necesarios para recuperar el orden que lo sustenta una vez que se ha alterado, incluyendo entre esos instrumentos a la propia violencia. Esto es la violencia de género, la violencia construida sobre las referencias culturales que presentan a los hombres como autoridad y guardianes del orden que ellos mismos han creado, y a las mujeres como sometidas y amenaza de ese orden.

No existe una construcción cultural para la violencia que pueda ejercer una mujer contra un hombre, ni contra la que pueda desarrollar un hombre contra otro hombre o una mujer contra una mujer en una relación homosexual. Podrá haber violencia en estos casos, pero no cuenta con la normalidad como argumento ni como justificación.


“La existencia de violencia en las parejas del mismo sexo lo que demuestra es la violencia de género como referencia impuesta por la cultura a la hora de enfrentarse a los problemas o conflictos que se producen en su seno, no lo contrario.



Y ante la violencia de género secular que ha sido sistemáticamente ignorada por la sociedad y sus leyes, y que incluso ha contado con atenuantes y justificantes de todo tipo, incluso legales, el argumento actual del posmachismo es que no existe y que las razones para que un hombre agreda y asesine a su mujer son muy diferentes; por ejemplo, el recurrido argumento de los celos. Y dicen que si un gay puede asesinar a su pareja por celos, un hombre también puede asesinar a su pareja por celos, como explicación de que la violencia de género no existe.

Todo ello forma parte del posmachismo para intentar desvirtuar la violencia de género a través del cuestionamiento de su realidad y de su desvinculación de la desigualdad histórica, o sea, del machismo. Evidentemente, no lo consigue, pero conviene destacar dos elementos de su estrategia bajo este argumento para desenmascarar sus tácticas.

En primer lugar, sorprende que el mismo posmachismo que reivindica su modelo de familia como una creación propia de sus valores, exigiendo un uso exclusivo y que todo lo que se aparte de su modelo no sea denominado "matrimonio" ni equiparado en derechos, en cambio no reconozca que la violencia que se produce dentro de ese modelo de relación como parte de su normalidad no se entienda como el origen de la violencia en las relaciones homosexuales, y pretenda presentar la violencia en las relaciones entre dos hombres o dos mujeres como propia y al margen de la construcción cultural machista que lleva a entender que la violencia puede formar parte de las relaciones.

Es decir, por un lado dicen que el matrimonio, la paternidad, la maternidad y otros elementos son suyos y propios de ese tipo de relación y, en cambio, la violencia que cultural e históricamente forma parte de ese mismo contexto de relación dicen que no es propia y que es un problema al margen. Curioso planteamiento.

En segundo lugar, llama la atención la facilidad con la que desde el posmachismo son capaces de conocer el sentido de la conducta y el significado de los hechos en determinadas circunstancias. Lo hacen, por ejemplo, cuando sin más pruebas que su palabra son capaces de afirmar que todas las denuncias que no terminan en sentencia condenatoria son falsas. No necesitan investigación, ni instrucción, ni un juicio, ellos directamente sólo con sus ideas condenan a las mujeres como reas de un delito de denuncias falsas. Y lo mismo ocurre cuando hablan de que los hombres "matan por celos", y no por violencia de género, simplemente porque ellos lo dicen. Para ello no dudan en dar veracidad al hombre asesino que afirma que mató a su mujer "porque quería dejarlo", y entender que esa motivación no nace del control y la posesión, ni que la mujer podía querer dejar la relación por los motivos que considerara, entre ellos la violencia, y concluyen sin pudor que todo se ha debido a los celos.

Quizás no sepan que todos los asesinos elaboran sus homicidios sobre una serie de razones y motivaciones: unos porque la mujer "los quería dejar", otros porque era una "mala madre", o porque quería "quedarse con la casa", o porque era una "mala mujer", o porque se había "reído de ellos".... Ninguno de ellos mata "sin querer". Y esa construcción de los argumentos se hace desde la posición de fuerza y poder que ellos ocupan en la relación, y desde la cual ejercen la violencia hasta llegar al asesinato. Afirmar, como hacen ahora, que esos argumentos no tienen nada que ver con la violencia de género es una falacia, además de una perversidad dirigida a esconder la violencia y la desigualdad que les dan los privilegios que disfrutan y que no quieren perder.

El análisis de las sentencias de los homicidios por violencia de género que realiza el Observatorio del CGPJ muestra cómo en la inmensa mayoría, los homicidios no tienen nada que ver con los celos, ni con las denuncias falsas, ni porque son "malas madres"... Decir que esos argumentos son los motivos de los homicidios al margen de la violencia de género es parte de la mentira que busca desviar la atención de la realidad para ocultar el verdadero significado de la violencia de género, que es el machismo.

Por eso resulta muy pobre decir que, como hay otros homicidios en contextos similares, por ejemplo, en las relaciones homosexuales, no existe violencia de género. La existencia de violencia en las parejas del mismo sexo lo que demuestra es la violencia de género como referencia impuesta por la cultura a la hora de enfrentarse a los problemas o conflictos que se producen en su seno, no lo contrario. No la niega, sino que la demuestra como realidad histórica anterior a la existencia de parejas del mismo sexo.

El posmachismo intenta manipularlo todo para mantener su poder y privilegios, pero cada vez queda más al descubierto y en evidencia, como ocurre cuando se hacen dueños del modelo de relación de pareja y familiar, y al mismo tiempo intentan presentar la violencia que lo ha caracterizado como algo al margen del mismo.

La violencia contra las mujeres es consecuencia del machismo, no de unos pocos hombres malos, sino de toda una sociedad que acepta la cultura de la desigualdad y su violencia como forma de convivencia, y ve en las políticas y medidas a favor de la Igualdad una amenaza y un ataque a sus posiciones privilegiadas.

Miguel Lorente
  Imagen:Omar GALLIANI